Panel de usuario Identifícate
Escuela de Ki-Energía · info@nanbudobcn.com

Noryoku Kaihatsu Hô

Extracto de la ponencia Stephan Carel (9º dan) y Doshu Soke Yoshinao Nanbu sobre las bases filosóficas del Nanbudo, en la clase teórica del Curso Internacional de Nanbudo en Playa de Aro, en agosto del 2015.

Sergio Medina (dojoshizen.blogspot.com) | 2015-08-28
Publicado originálmente en Noticias, El Budoka 2.0

Los 3 pilares del Nanbudo - representados en el escudo por el círculo rojo, blanco y rojo del centro, y común con el escudo Sankukai- son Chikarada (fuerza), Yukida (Coraje) y Shinnenda (Convicción).

Stephan Carel es una de las cuatro personas que actualmente ostentan el grado de 9º Dan de Nanbudo. El es el más antiguo de ellos en la escuela. Estaba ya al lado del maestro Nanbu en la época Shukokai y de allí pasó al Sankukai y finalmente al Nanbudo. Toda una vida.

Antes de eso fue un duro luchador de Savate y precursor de la “bara” francesa de la que sigue siendo uno de los máximos exponentes. Su dedicación profesional la ha dedicado a los asuntos sociales y juventud de París. Alguien que si bien siempre ha estado ahí y por su tamaño no lo puedes obviar nunca ha querido ponerse en primera fila.

El Maestro Yoshinao NANBU, de joven en Kobe, estuvo trabajando su desarrollo físico tanto en el tatami como fuera de él, nadando, descargando hielo en el puerto y “luchando” con los cuernos de las vacas (tenía muy buena relación con Mas Oyama, fundador del karate Kyokushinkai). Pero vio que eso no era suficiente, y finalmente dio con el Yuki y el Shinen. Y de hecho se dio cuenta que con ninguno de ellos por separado llegaría muy lejos. La suma de los tres eso sí que era poderoso.

Chikarada yo soy, es mi cuerpo físico, Tai.

Yukida yo creo, mi espíritu, Shin.

Shinenda yo hago, acción, Do.

El Nanbudo es un Budo, una vía para finalizar la guerra, es una de las posibilidades para evolucionar moral y vitalmente. Nos muestra su vía, que nos va a ayudar para que cada uno encuentre su camino personal e individual.

Y en esa evolución aparecen las 7 fuerzas representadas en nuestro escudo por las piezas blancas que rodean el círculo central de los 3 pilares. Ya que para nuestra evolución no es suficiente ninguna de estas actitudes por separado van mezcladas como una aleación indisoluble con toda complejidad y sencillez con la que se armoniza la naturaleza.

No entrenamos la parte marcial como objetivo, es un medio para el desarrollo de los 3 pilares con las 7 fuerzas, los desarrollamos con el movimiento ya que esta amalgama, como la vida, está en movimiento. No avanzamos en una línea recta estamos en un eterno círculo de evolución.

Así que mediante el entrenamiento: las decimos, las visualizamos, las integramos, les damos un sentido y les damos vida ya que finalmente las vivimos. Cada uno le da su sentido personal que puede evolucionar, cambiar según el momento, según nuestra propia evolución.

Los 3 pilares son como el Ikebana, muy bonito, pero perecedero.

Las 7 fuerzas como un Bonsai, es una carrera de fondo con profundas raíces interiores y poca imagen al exterior.

Tanto el Ikebana como el Bonsai los construimos como queremos dentro de nuestras capacidades, pero las 2 formas son necesarias y harán de nuestro hogar algo más que 4 paredes.

Cada una de las 7 fuerzas se apoya en los 3 pilares.

1 Tai ryoku: El soporte físico y mental. No es fuerza bruta, esta hasta puede ser un hándicap. Lo podemos materializar con el dachi si el apoyo es bueno, el espíritu es bueno y tus cimientos fuertes.

2 Tan ryoku: Coraje, no es heroísmo, es la adaptación constante a la sorpresa, al miedo, a la duda, la perplejidad. Es la voluntad la fuerza de carácter para realizar con determinación tus proyectos.

3 Handan ryoku: El discernimiento, la prudencia. Tomar la decisión adecuada gracias a la intuición, a tus sensaciones. Leer al adversario que no tiene porque ser lógico, responder rápido sin reflexión. Acción-reacción óptima.

4 Danko ryoku: Acción. Ser presto en realizar tus responsabilidades con determinación y confianza (“Creo en los kamis pero no os pido nada, soy yo quien combate”. Miyamoto Musashi).

5 Sei ryoku: El hombre está en el cosmos entre el cielo y la tierra, debe respetar el ritmo de la naturaleza y captar su Ki. Si te armonizas con la naturaleza tus movimientos serán espontáneos, ágiles y acertados.

6 No ryoku: La inteligencia es rápida e inacabable, hay que leer, estudiar, comprender, trasmitir. La enseñanza también es el camino, si guardas tus conocimientos es la vía del egoísmo.

7 Seimei ryoku: Comprende a todas las demás. Es la energía vital que se desarrolla, que crece. El motor de la vida humana.

Ninguna de estas 7 fuerzas, reforzadas por la fuerza, el coraje y la convicción se adquieren del todo. Se trabajan indefinidamente y nunca estarán del todo adquiridas de ahí la necesidad del Shugio Keiko: No dejar de practicar nunca. Sin desear nada, sin perder la atención a nada.

Letra NAN-bu Letra BU-do Letra DO

© 2011 Luis Lasierra · Matsu Dojo Nanbudo Barcelona